Hipoteca con tasa de interés fija

Una hipoteca con tasa de interés fija mantiene la misma tasa de interés durante todo el plazo (o la duración) del préstamo hipotecario (generalmente 10, 15, 20 o 30 años). Los dueños de vivienda reembolsan (o sea, pagan) el préstamo con una cuota mensual de capital e interés.